La Barra de Labios: más de un siglo de historia

La barra de labios: más de un siglo de historia

Desde su origen, el maquillaje ha servido como instrumento de comunicación no verbal remontándose su uso a la prehistoria, periodo en que se aplicaban arcilla en la cara. Si hiciésemos un recorrido histórico, comprobaríamos las diferentes funciones que adquiría el maquillaje en cada época, teniendo en cuenta la gran influencia que ejercían en él los aspectos sociales, económicos, espirituales, etc. Pero en este artículo queremos hacer hincapié en la historia de la barra de labios para poner en relieve el significado de pintar los labios. Porqué pese a no darle demasiada importancia, la barra de labios es un objeto cotidiano que lleva muchas décadas inspirando a mujeres de todo el mundo. Y es que más de un siglo de historia acompaña las barras de labios, desde la civilización mesopotámica hasta la actualidad.

En el año 1915, Maurice Levy creó la barra de labios tal y como la conocemos hoy, pero mucho antes las mujeres ya llevaban los labios pintados. Desde la antigüedad, grandes civilizaciones como las de egipcios, griegos y romanos lo utilizaban. En 1923, James Bruce Mason Jr. inventaba el mecanismo giratorio que usamos actualmente. Este práctico sistema permite ir subiendo el producto a medida que se va gastando. Desde entonces la barra de labios es un objeto usado a diario por miles de mujeres en todo el mundo. Claro está que el sistema se ha ido perfeccionando y modernizando con el tiempo, pero por aquel entonces era toda una hazaña. Veamos pues la historia de la barra de labios según las diferentes épocas o civilizaciones.

Mecanismo de las barras de labios

Mecanismo giratorio inventado por James Bruce Mason Jr

La barra de labios según las diferentes épocas

  • La barra de labios en el antiguo Egipto. Las mujeres de mesopotamia como Cleopatra o Nefertiti picaban piedras preciosas y se aplicaban el pigmento sobre sus labios para darles color. Esta práctica se denomina actualmente “beso de la muerte”, ya que el ocre rojo y el oxido de hierro resultaron ser mortales debido a ser componentes altamente tóxicos para los humanos.

 

  • La barra de labios en el Imperio Romano. La damas que vivieron en la antigua Roma tenían una agenda repleta de reuniones sociales a las que les gustaba asistir impecables. Tanto el peinado, como su maquillaje estaban cuidadosamente estudiados para resplandecer durante los actos en sociedad. Entre esta preocupación por la belleza estética pasaba hecho de dar color a los labios para mostrar un aspecto más acorde con los cánones de belleza de esa época. Más adelante las barras de labios fueron asociadas a la falta de moral e incluso en Europa la Iglesia las veía muy negativamente.

 

  • La barra de labios en el Renacimiento (siglos XV – XVI). Durante la Edad Media, maquillarse los labios estaba considerado algo propio sólo de las prostitutas. Por suerte, esta actitud cambió a partir del siglo XVI. Los labios rojos ganaron popularidad en Inglaterra durante el reinado de Isabel I, quien puso de moda los labios carmesí y la palidez de las caras. Durante esa época, sólo las mujeres de la clase alta y los actores tenían permitido utilizar maquillaje.

 

 

 

  • La barra de labios en el Barroco (siglos XVII – XVIII). La gran obsesión por el maquillaje durante esa época se debe en parte a la exageración propuesta por la corte. Ambos, hombre y mujer, se maquillaban. Es más, en Francia las mujeres de clase alta usaban maquillaje y cosméticos debido a que el aspecto natural del rostro era asociado a las prostitutas y las mujeres trabajadoras. En esta frenética extravagancia no podía faltar el rojo oscuro en los labios dibujados en forma de corazón.

 

 

 

  • La barra de labios en Japón. Si hablamos de maquillaje en Japón no podemos pasar por alto a las Geishas muy comunes entre los siglos S.XVIII-XIX. Estas, además caracterizarse por llevar un maquillaje completamente blanco, también se maquillaban los labios. Lo hacían de un modo peculiar, en forma de corazón por arriba y muy redondo.

 

 

  • La barra de labios en el siglo XIX. Había una tremenda obsesión por aparecer enferma, intentaban conseguir una tez pálida o blanquecina, las ojeras se marcaban de azul, las mejillas se empolvaban de rosa pálido y los labios en un color carmesí.

 

 

  • A finales del siglo XIX el maquillaje sólo era permitido en casa y pocas mujeres se atrevían a llevar labial en público. La famosa actriz Sarah Bernhardt fue de una las pioneras en mostrar sus mejillas rosadas y los labios pintados de rojo.

 

 

  • La barra de labios en el siglo XX. A raíz del desarrollo del cine se crearon cánones de belleza y cosmética que todas las mujeres aspiraban a conseguir. En 1920, la barra de labios ganó aceptación y se convirtió en uno de los productos de belleza más emblemáticos hasta los años 60.

 

 

  • La popularidad alcanzada en los años 20 se debió principalmente a las actrices del cine mudo. Estas, pintaban sus labios de un rojo profundo para hacerlos resaltar en las películas a blanco y negro, en las que no se podía distinguir entre las tonalidades de rosado. Por lo que se puede decir que las actrices jugaron un papel muy importante en el maquillaje y especialmente en la tendencia a maquillar los labios.

 

 

  •  En los años 30, durante la Gran Depresión, cuando los hombres partieron a la guerra y las mujeres entraron a las fábricas, el lápiz labial rojo se convirtió en un medio accesible para resaltar la feminidad aún vistiendo un overol de trabajador fabril. En la década de los 50, las imágenes de grandes actrices de Hollywood como Rita Hayworth o Marilyn Monroe consagraron el color rojo como por excelencia de la industria de la moda.

 

 

  • La barra de labios hoy en día. En la actualidad, la barra de labios impera en el terreno de los labiales. Existen tonos para todos los gustos y personalidades, desde rojos vivos y brillantes hasta rosas sutiles de lo más trendy. Podemos decir que si se usan adecuadamente y acorde con una indumentaria apropiada, pueden servir para expresar sentimientos, emociones o estados de ánimo.

 

 

Y la historia continúa: encuentra tu color de barra de labios

Magnetic Lipstick - Barras de Labios con magnetismo

Hoy en día el color de barra de labios puede servir para expresar nuestro estado de ánimo. Cada color expresa una idea, una emoción, un sentimiento, y también trasmite un mensaje. Y no solamente es cuestión de elegir un color de barra de labios, sino de combinarlo según nuestro look de maquillaje y peinado. Además, debemos tener en cuenta cada ocasión y la oportunidad de utilizar un estilo u otro. Descubre nuestra nueva colección de barras de labios Magnetic Lipstick Collection, una colección de ocho barras de labios que da juego a ocho expresiones distintas.

Descubre Magnetic Lipsticks Collection

 

 

 

 

Sin comentarios

Debes estar logged in para escribir un comentario